FAQS ¿Cómo invertir en bolsa?

¿Qué hay que tener en cuenta antes de invertir en bolsa?

Las personas que se plantean cómo invertir en bolsa han de tener en cuenta distintos aspectos. En primer lugar, tienes que tener claro si la inversión es a corto o a largo plazo. El segundo elemento importante a considerar es que indiques una cantidad de inversión máxima y otra mínima. Otro aspecto fundamental es realizar previamente el análisis gráfico y técnico de la inversión que desees hacer.

Cuando quieras saber cómo invertir en bolsa, es fundamental que tengas claro si vas a invertir a corto o largo plazo. En el primer caso, tendrás que realizar un seguimiento diario y necesitarás un mayor nivel de conocimientos técnicos. El segundo supuesto requiere de un menor nivel de detalle, aunque hay que afinar mucho más en la información. En función del tiempo que quieras dedicar, puedes decantarte por una

La cantidad de inversión es importante para que establezcas desde el principio cuáles son tus metas. Como principio general, cuanto más a corto plazo quieras operar, menos dinero necesitarás de entrada. Lo ideal, en cualquier caso, es que no operes con menos de 8.000-10.000 euros para empezar.

El análisis técnico y gráfico de cada valor es fundamental para que establezcas tu estrategia de inversión. Los datos que incluye son importantes, aunque los tendrás que adaptar a si inviertes a corto o a largo plazo. El gráfico te proporcionará datos acerca de la tendencia, alcista o bajista, y de los distintos soportes y resistencias.

Si consideras todas estas cuestiones, será mucho más fácil rentabilizar tu inversión porque no irás a ciegas. No olvides que la inversión en bolsa es una disciplina científica y con sus propias normas.

¿Cuánto cuesta invertir en bolsa?

La inversión en bolsa no tiene una cantidad mínima o máxima. Hoy existen productos apalancados que requieren de una inversión reducida, aunque el riesgo es mayor. Lo ideal es que definas tu perfil de inversor y la rentabilidad que deseas extraer de cada caso.

Los principales costes fijos que tienes que asumir cuando compres acciones son cuatro. En primer lugar, la comisión del intermediario. El segundo aspecto es el de los cánones de liquidación de IBERCLEAR. En tercer lugar, los cánones de contratación del mercado de valores. Finalmente, la Tasa Tobin. En conjunto, estos costes sumados suponen entre un 0,3 y el 1 % de la transacción, variando según la cantidad invertida.

Comisión del
intermediario

El primero, y que más puede variar, es la comisión que cobra el intermediario o entidad financiera por su servicio. Hoy es posible encontrar comisiones por debajo del 0,1 % y alguna empresa proporciona el servicio gratis. Eso sí, piensa que, detrás de la gratuidad, habrá alguna condición secundaria. La idea, pues, es que puedes ahorrar la mayor cantidad posible cuando hagas tus inversiones financieras.

No está de más que, cuando puedas, compares entre los distintos intermediarios. Si bien es cierto que la calidad del servicio es fundamental, el coste también los es. Esta cuestión se hará más importante si la inversión que te interesa es el trading.

Canon de liquidación de IBERCLEAR

En segundo lugar, hay que incluir los cánones de liquidación de IBERCLEAR. La sociedad e valores IBERCLEAR es el órgano que gestiona la contabilidad de todas las órdenes de compra y venta, encargándose además de aprobar las transferencias. La tasa que se aplica es fija y asciende al 0,0026 % en cada orden de compra o venta de valores.

Canon de
contratación

Finalmente, los cánones de contratación que fija de oficio el mercado de valores. Este canon va a variar en función del tipo de valor que vayas a adquirir. Los valores del IBEX 35 con capitalización superior a 10.000 millones de euros tienen una tasa fijada de 0,30 PB sobre el efectivo negociado. El resto de los valores tienen tarifas por tramos que variarán entre los 1,10 € para operaciones de menos de 100 euros y los 13,40 € para las operaciones superiores a 140.000 euros.

Tasa
Tobin

A estos costes, habrá que añadir el impuesto sobre las transacciones financieras recientemente aprobado, la Tasa Tobin. Este gravamen supondrá un 0,2 % en el precio de las transacciones de empresas con una capitalización superior a 1000 millones de euros. En la práctica, esto afecta a todas las empresas del IBEX 35 y a otras del mercado continuo. El resultado es que, en la mayoría de las ocasiones, tendrás que pagar este impuesto.

No está de más que, cuando puedas, compares entre los distintos intermediarios. Si bien es cierto que la calidad del servicio es fundamental, el coste también los es. Esta cuestión se hará más importante si la inversión que te interesa es el trading.

¿Puedo invertir en bolsa sin intermediarios?

La inversión en bolsa en España por parte de particulares sin intermediarios está prohibida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV). En consecuencia, necesitas contar con un operador en la bolsa que hace sus gestiones en tiempo y forma. Si eres particular, lo que más te interesa es abrir un expediente de valores con una entidad financiera u operar con bróker que se encargue de hacer las gestiones.

Si bien la inversión está abierta a todos los públicos, las operaciones de compra y venta tienen una operativa especial. Este es el motivo por el que se tiende a restringir la entrada de operadores. Aquellas compañías que se quieran dedicar a la intermediación tienen que cumplir una serie de requisitos y contar con una autorización especial.

Las entidades financieras y los brókeres son los encargados de la operativa. Estos son los dos principales responsables de realizar las transacciones. Es importante que tengas en cuenta esta circunstancia para que puedas operar rápidamente y sin mayor problema. El mejor consejo que se puede dar es que consultes las posibilidades que tienes en cada caso.

Si tu perfil de inversión es el de un particular que pone un dinero a medio y largo plazo, tu entidad financiera puede proporcionarte lo que necesitas sin grandes problemas. Este es el modelo más habitual al que se acogen los inversores de estas características. Cuando se invierte a largo plazo, este formato te aporta seguridad y estabilidad.

En segundo lugar, hay que incluir los cánones de liquidación de IBERCLEAR. La sociedad e valores IBERCLEAR es el órgano que gestiona la contabilidad de todas las órdenes de compra y venta, encargándose además de aprobar las transferencias. La tasa que se aplica es fija y asciende al 0,0026 % en cada orden de compra o venta de valores.

¿Cómo puedo comprar acciones?

La compra de acciones en el mercado de valores se realiza mediante una operación denominada orden. Lo habitual es que el comprador indique un precio de compra y que, solo cuando este se dé o por debajo, se ejecute la adquisición. Eso sí, la orden la tiene que gestionar el intermediario que hayas elegido en su momento. Lo mismo sucede cuando tengas la intención de vender las acciones.  Por lo tanto, es recomendable que elijas bien el intermediario de tu confianza porque, al final, eso va a ser más fácil.

Lo cierto es que no todos los intermediarios son iguales ni hay una calidad del servicio equivalente. La propia pericia de la empresa y las prestaciones del software que utilicen marcan la diferencia para bien y para mal. Este es el motivo por el que pensarse dos veces en quién confiar será útil para ti.

La obligatoriedad del intermediario está concebida, también, para evitar los problemas de saturación en el mercado. Eso sí, tienes la capacidad de indicar las órdenes de compra y venta indistintamente. En consecuencia, este paso es imprescindible para realizar una actividad de inversión estable y sin problemas.

¿Qué rentabilidad puedo obtener comprando acciones?

Calcular la rentabilidad posible de tu compra es importante para que sepas cómo invertir en bolsa. Es fundamental que te plantees si tu inversión va a ser a corto o a largo plazo, así como la diversificación de tu cartera de valores. La elección de un tipo de perfil de inversor es imprescindible para que sepas qué partido le puedes sacar a tu dinero. Lo cierto es que, en función de los objetivos que te marques, es más o menos realista conseguir rentabilidades altas.

Lo ideal es que tu inversión a largo plazo te proporcione una rentabilidad media de entre el 10 y el 15 % anual. Si consigues estas cifras, a las que tienes que añadir los dividendos que cobres, estarás en una buena variable. El objetivo final es que consigas sacar más partido a tu dinero que si lo invirtieses en renta fija. Los intermediarios financieros te pueden dar consejos e información técnica útil para elegir, pero recuerda que la decisión final es tuya

La evolución de este tipo de inversiones ha tenido varios altibajos, y no ha de extrañar. A finales de la década de 1990 y principios de 2000 se pusieron de moda los fondos de inversión para pequeños ahorradores. Hoy el pequeño inversor tiene más posibilidades de ganar dinero con una inversión diversificada propia. Mención aparte merece el caso de los inversores en trading, que pueden conseguir estas rentabilidades en un plazo mucho más reducido. No es lo más habitual, pero un especialista en trading podría alcanzar rentabilidades anuales de hasta el 20 %.

Scroll to top